El aceite esencial de geranio ofrece múltiples beneficios para la salud -principalmente la de nuestro cuerpo y nuestra piel- que se pueden atribuir a sus excelentes propiedades como limpiador, astringente, tónico, y para la prevención y tratamiento de arrugas. Los distintos estudios que avalan estas propiedades y su origen natural, han hecho que el aceite esencial de geranio se convierta en uno de los ingredientes destacados para el tratamiento de la piel.

 

 

Al igual que ha sucedido con el resto de aceites esenciales, a lo largo de la historia el aceite esencial de geranio se ha empleado para uso doméstico, medicinal e industrial. Los usos que se han realizado de este ingrediente se remontan al antiguo Egipto, donde lo empleaban para embellecer y cuidar la piel y el cabello. Posteriormente, en la época victoriana, las hojas frescas de geranio eran colocadas en las mesas de comedor formales como piezas decorativas, que podían incluso ser consumidas si así se deseaba. De hecho, las hojas y flores comestibles de la planta siguen incorporándose en la actualidad en postres, jaleas y tés.

Palmarosa Aceite esencial

$308
Palmarosa Aceite esencial $308
Entregas para el CP:

Medios de envío

El aceite esencial de geranio ofrece múltiples beneficios para la salud -principalmente la de nuestro cuerpo y nuestra piel- que se pueden atribuir a sus excelentes propiedades como limpiador, astringente, tónico, y para la prevención y tratamiento de arrugas. Los distintos estudios que avalan estas propiedades y su origen natural, han hecho que el aceite esencial de geranio se convierta en uno de los ingredientes destacados para el tratamiento de la piel.

 

 

Al igual que ha sucedido con el resto de aceites esenciales, a lo largo de la historia el aceite esencial de geranio se ha empleado para uso doméstico, medicinal e industrial. Los usos que se han realizado de este ingrediente se remontan al antiguo Egipto, donde lo empleaban para embellecer y cuidar la piel y el cabello. Posteriormente, en la época victoriana, las hojas frescas de geranio eran colocadas en las mesas de comedor formales como piezas decorativas, que podían incluso ser consumidas si así se deseaba. De hecho, las hojas y flores comestibles de la planta siguen incorporándose en la actualidad en postres, jaleas y tés.